#NoSoyDisminuida: Historia y recorrido

El pasado 15 de junio de 2018, en mitad del primer tiempo del primer partido de la selección española en el Mundial (lo sé, tuve un ojo nefasto para elegir el mejor momento), lancé en change.org mi petición #NoSoyDisminuida. El 8 de julio, 4.200 personas ya habían firmado la petición y dos meses más tarde, en agosto, ya rondaba los 80.000.

El 3 de julio, durante la sesión de la Comisión Constitucional, el presidente de la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad, Jordi Xuclá, trasladó a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, la vieja reivindicación del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) y mi petición en dicha plataforma para que el Congreso modifique el artículo 49 de la Constitución y sustituya la palabra "disminuido" por la expresión "personas con discapacidad", en consonancia con la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU. Y el Gobierno se mostró partidario de esta reforma.

La petición despertó el interés de distintos medios de comunicación y la reforma del artículo 49 de la Constitución volvió a estar de actualidad. La primera en hacerse eco de #NoSoyDisminuida fue la periodista Nuria del Saz, en el blog ‘Retrones y hombres’, de eldiario.es, en un artículo titulado ‘Señorías, no somos disminuidos’. Nuria Coronado publicó esta estupenda entrevista en Diario 16, titulada: ‘Nos falta pedagogía de la discapacidad, educación en la diversidad, en el respeto al diferente y empatía’.

La Sexta, la agencia de noticias Colpisa y el programa ‘Descubriendo capacidades’, de Rne también se hicieron eco de esta petición. No sólo medios de comunicación, sino también entidades como Fundación Cáser y Visualfy.

COMPARECENCIA EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

La respuesta fue impresionante. Tanto, que la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad del Congreso de los Diputados, que había comenzado a trabajar en este asunto, me invitó a comparecer para explicar qué me llevó a lanzar esta iniciativa para desterrar la palabra ‘disminuido’ de la Constitución. Fue un honor para mi comparecer en este órgano de la Cámara Baja, comparecencia que fue recogida por el programa ‘Parlamento’ de RTVE.

Tras escuchar también a personalidades tan relevantes como el presidente del Cermi, Luis Cayo Pérez Bueno, la directora del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Yolanda Gómez Sánchez, y Rafael de Lorenzo, doctor en Derecho, profesor de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y secretario de la Fundación Derecho y Discapacidad, consensuó un texto con la unanimidad de todos los grupos parlamentarios. Insisto, por unanimidad.

Poco tiempo después, el Gobierno presentó el anteproyecto de reforma del artículo 49 de la Constitución, lo que supuso un paso más en el camino hacia esa reforma tan ansiada. Fueron numerosos los medios que se hicieron eco de esta decisión del Ejecutivo: RTVE, Efe, La Sexta, Eldiario.es, El País, ABC, La Cope, Telemadrid, Cuatro, entre otros.

Sin embargo, esta reforma se quedó a las puertas del trámite parlamentario, pues el Gobierno no llegó a presentar el proyecto de reforma debido al adelanto de elecciones. En cualquier caso, es de destacar y agradecer tanto la sensibilidad y el compromiso de los grupos parlamentarios que componen la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad como del Gobierno, que fueron muy receptivos a esta petición que, confío, será una realidad tarde o temprano, como el enorme interés de los medios de comunicación y el extraordinario apoyo del mundo asociativo de la discapacidad.

MÁS ALLÁ DE LA TERMINOLOGÍA

Esta reforma va más allá de un mero cambio terminológico. Es una cuestión mucho más profunda.

El artículo 49 de la Constitución fue un hito muy importante para los derechos de las personas con discapacidad, pues, por primera vez, teníamos un artículo en nuestra Carta Magna que recogía nuestros derechos. Pero se hizo desde un punto de vista asistencial que, a estas alturas del siglo XXI ha quedado superado por muchos de nosotros y parte de la sociedad. Las personas con discapacidad no necesitamos tratamiento y rehabilitación, se tratan las enfermedades, se rehabilitan las lesiones y ambas pueden ser discapacitantes.

Uno de los regalos que ha dado esta petición ha sido el apoyo mostrado por Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz, ex director general de la UNESCO, y redactor de la redacción del ya famoso artículo 49 de la Constitución Española.

Vicky Bendito junto a Federico Mayor Zaragoza

El artículo 49, que va en contra de lo que ha sido y es la vida de muchas personas con discapacidad, ha quedado obsoleto y necesita un enfoque desde el punto de vista de los derechos humanos, de lo que dicta la CDPD de la ONU.

Difícilmente podemos avanzar en la inclusión y los derechos de las personas con discapacidad cuando nuestra Constitución aún nos contempla desde un punto de vista medico rehabilitador y asistencial y no como personas con derechos, derecho a participar en la sociedad, a tener una vida autónoma. Es necesario acabar con el concepto caritativo que aún existe de la discapacidad, con ese ‘pobrecitos’. Es una cuestión de dignidad y de igualdad.

Por eso, la petición #NoSoyDisminuida seguirá abierta hasta que la reforma del artículo 49 sea una realidad.

Persona con discapacidad escrito en distintos tamaños y colores alegres